jueves, 10 de julio de 2008

Nuevo artículo sobre The Darjeeling Limited

Escrito por Alejandro Herrera Ibáñez

Viaje a Darjeeling –en inglés The Darjeeling Limited– (EU, 2007) es el filme más reciente de Wes Anderson, joven director norteamericano (n. 1969 en Houston, TX), quien está llamando poderosamente la atención por su obra ya realizada. Este filme tiene una gran frescura. Hecho con mucho humor e inteligencia, puede ser desconcertante para el espectador si éste se queda en la superficie anecdótica de los ires y venires de tres hermanos marcados por un fuerte dominio materno, quienes han decidido, después de la muerte de su padre, ir a la India en busca de su madre, la cual se ha hecho monja misionera e imparte la doctrina cristiana a la población local en el remoto Darjiling (su nombre en español), lugar del famoso té y desde donde se puede ver el Everest. El nombre del pueblo significa “lugar del rayo”.
El filme comienza con un corto de 13’ que funciona como prólogo: Hotel Chevalier. La acción tiene lugar en París y revela la tortuosa relación de uno de los hermanos con su amante, quien resulta tan dominante como la madre de él, quien es un escritor en ciernes que ya ha escrito una novela titulada Tinta invisible. Este corto ha sido en ocasiones eliminado del cuerpo del filme, pero finalmente se ha decidido incluirlo.
La acción del filme tiene lugar la mayor parte del tiempo en el tren que une Calcutta con Darjiling. Si bien los trenes de pasajeros están en decadencia en Occidente, en la India siguen siendo de gran importancia, y la línea ferroviaria que une las dos ciudades ha sido declarada Patrimonio cultural de la Humanidad. Anderson fue a filmar a la India, fascinado por esta cultura, habiendo querido además hacer un homenaje a uno de sus cineastas favoritos, Satyajit Ray (Pater Panchali), a quien está dedicado el filme y cuyo retrato aparece en un compartimiento del tren Bengal Lancer hacia el final del filme. Anderson confiesa haberse inspirado en este gigante del cine de la India, así como en El río, de Jean Renoir y en los documentales de Louis Malle sobre la India, para la realización de esta obra.
Pero en realidad este filme no es sobre la India, sino sobre la visión superficial que de otras culturas tiene la mentalidad occidental, especialmente la norteamericana. Los tres hermanos, llevando a cuestas su educación materna y sus conflictos familiares, con el pretexto de encontrar a su madre y reclamarle no haber asistido al funeral de su padre, emprenden lo que consideran –a instancias del hermano mayor– un “viaje espiritual” perfectamente calendarizado por un clásico itinerario anglosajón. Dicen estar fascinados por la gente del lugar, con la que no se rozan más que accidentalmente o para buscar satisfacción sexual. Conciben la espiritualidad, en este caso la hindú, como un conjunto de ritos mágicos que los transformarán en seres humanos mejores. Pero quizás su verdadero viaje espiritual tiene lugar cuando fuera del itinerario planeado rescatan a dos niños a punto de ahogarse, pero sin lograr salvar a un tercer niño a cuyos funerales son invitados a asistir por los habitantes de la aldea a la que llegaron porque el tren en el que viajaban se equivocó de vía y llegó a un sitio perdido.
Como señalaba la semana pasada a propósito del excelente corto de Elisa Miller, Roma, la unión del tren y del viaje de la vida es un tema recurrente en la cinematografía mundial. El filme de Anderson lo confirma. Los tres hermanos Peter (Adrien Brody), Jack (Jason Schwartzman) y el dominante Francis (Owen Wilson, cineasta y dramaturgo colaborador y gran amigo de Anderson) emprenden al inicio del filme el viaje cargados de maletas y terminan al final de éste tirándolas en su loca carrera por no perder el tren.
En los filmes de Anderson, las características de los personajes son recurrentes: son personajes heridos, vistos con cierta simpatía compasiva; escapan de algo y se fugan en la compañía de sustancias químicas. En cada uno de sus filmes, uno o más de los personajes fuma tabaco o mariguana, bebe demasiado, toma pastillas, y a menudo hay un personaje femenino que fuma demasiado. También aparece a menudo un personaje de mediana edad, de aspecto respetable, pero que no consigue sus metas. En este filme es un anónimo hombre de negocios (Bill Murray) que corre tras el tren y no logra alcanzarlo. Anderson echa mano también de colores apastelados, lo cual no da una idea exacta del colorido de la India (según me dijo Silvia, la compañera de Jean Robert, quien ha viajado por allá). También suele terminar sus filmes con escenas en cámara lenta, pero en este filme lo hace en la antepenúltima escena. Echa mano también de música folclórica y de rock (The Kinks, los Rolling Stones, Peter Sarstedt) y en esta ocasión utiliza también música compuesta por el propio Satyajit Ray (por ejemplo, El tema de Charu de su filme de 1964 Charulata).
Wes Anderson estudió filosofía en la Universidad de Texas, donde conoció a Owen Wilson, y empezó a ser famoso por The Royal Tenenbaums, que le valió varias nominaciones al Oscar. Actualmente está trabajando en Fantastic Mr. Fox, un filme de dibujos animados adaptado de un libro de Roald Dahl.

Fuente

2 comentarios:

Revelator dijo...

hola, que tal?. Bueno, antes de nada me gustaria decirte que soy fan confeso de tu página desde hace tiempo, y queria escribirte desde hace tiempo...
Weno, pues la verdad, aunque no llevo a tu nivel de adoración, Wes Anderson me parece uno de los directores mas sensibles y geniales de estos últimos años, y aun me queda por ver "The Darjeeling Limited", ya que en mi ciudad, aqui en España ( tu eres de Argentina creo, no?), no estrenó en el cine, y me niego a ver una peli en mala calidad bajada de la red, asi que esperaré a que se edite en dvd aquí... ¡y estoy deseandolo ya!jejejeje.
Me he animado ahora, porque anoche volví a visionar "The Life Aquatic", y cada vez me enamoró mas de este filme, aunque mi favorito es "The Tenembauns". Aun recuerdo ir yo solo al cine, porque nadie queria verla conmigo. Eramos unas 10 o 12 personas en la sala, y creo que fuí el único al que el humor sutil de Wes y su sensibilidad le llegó, y lo digo sobre todo porque al final la gente aplaudió aclamando que la pelicula había terminado...
Pues nada, la verdad quería animarte a que sigas con este blog sobre nuestro maestro y su particular mundo, y me laegor de haber encontrado a alguien que sabe valorar lo que este hombre hace.
Un saludo muy grande! Y a partir de ahora te postearé jejejej.
Besos

Sugar Honey Sexy Baby dijo...

Primero y principal, gracias por todo lo que escribiste.
Me alegro que te gusten sus películas y que te guste mi blog.
Y bueno, ojalá puedas ver The Darjeeling Limited, a mí me ha encantado. Por aquí ya sale en dvd (no estoy segura de cuándo exactamte).
Gracias, otra vez y te espero de nuevo por aquí entonces.